sábado, 19 de abril de 2014

Karen busca su identidad en Buenos Aires - 1979


Mi nombre es Karen, mi partida de nacimiento dice que nací el 26 de Marzo de 1979 a las 17hs., en la casa de mis papás del corazón. Mi historia comienza así: mis papás no podían tener hijos y tenían miedo de adoptar, unos amigos de ellos adoptaron un nene y les comentaron que todo salió bien y estaban muy contentos. Lo cual los incentivó a realizar la adopción con la misma persona. Al parecer hablaron con la partera que figura en mi partida de nacimiento “Dra. Mabel Grosso” (vivía y en teoría nací en Ramos Mejía, en su casa o consultorio – cerca de la estación de tren-) comentando el interés de adoptar. Sé que la partera cobró una cifra elevada al entregarme. Preguntó si tenían algún interés en el sexo del bebe y quedaron en que cuando sea el momento los llamaría diciendo que podían pasar a buscar “su rosa” si era una nena y no me acuerdo que otra cosa si era un varón. En un momento, la partera les preguntó si les interesaba si eran dos bebés. A lo que contestaron que sí les interesaba.
Mis papás fueron con un médico pediatra para que me revise antes de llevarme. Todo fue el mismo día de mi nacimiento (en teoría).
Descripción del médico: 2,200 kg. Todo ok. Embarazo gemelar. 
Al parecer éramos 2. A mis papás les dijeron que se murió, no me quedo claro si nació con vida y luego murió o ya nació sin vida.
Más cosas no me supieron contar, no quisieron, no se acuerdan, se las fueron negando a sí mismos hasta olvidarlas y el paso del tiempo ayudó, e infinidad de combinaciones posibles.
Sé de muy chiquita que soy adoptada. Ya que mis primero dibujos fueron 2 nenas con una torta. Siempre pedía poner 2 camas en mi cuarto con su mesa de luz en el medio (como los cuartos de hermanos). Los psicopedagogos aconsejaron decir la verdad. Aunque mi mamá no opinaba lo mismo accedió.
Realmente no recuerdo que edad tenía cuando me lo contaron. Era muy chica. Así y todo quise saber más y más, pregunte hasta cansarlos. Solo a mis papás, nunca a otro familiar directo ya que era un tema que no se hablaba. Me dijeron que no tenía que decirle a nadie, que no podía ir por la vida contándolo. Y así fue.
Mi mamá me acompañó a la casa de la partera, logramos que salga y le dije que yo quería saber quién era mi mamá biológica, que tal vez se acordaba al ver mi cara. Lo que me quedó grabado de esa charla en la puerta de la casa, fue que lloré muchísimo. Me trató mal, fue muy dura y tajante. Dijo que ella atendía a adolescentes, que seguro era una nena de 16 años y que fui un forro pinchado. No sabe ni que existo. Que nadie me está buscando. Fue una época complicada así que tiraron todos los papeles. Nada más.
También fui a ver al médico. Se fijó en la ficha y dice que no decía nada más que embarazo gemelar y que tuve bilirrubina. El no se acordaba de nada, dijo.
La realidad es que siempre quise y necesité saber pero siempre tuve miedo. Siempre pensaba en los demás. No quería lastimar a mis papás, hacerlos sentir mal, con mi interés en la búsqueda. También tenía miedo que les pase algo a ellos al revelar sus datos. Pensé en buscar cuando ellos ya no estén, por las dudas, no sé.
Siempre me quedé con todas las preguntas en mi cabeza y corazón. Solo para mí. Siempre sentí que mi hermana/o (yo siento que era mujer) no murió.
Hoy siento que necesito saber y tengo miedo que sea tarde.
Creo que es algo que me marcó la vida y aprendí a vivir con ello, pero necesito SABER. Aprender a vivir con ello no me hizo olvidar ni dejar de pensar en mi familia biológica. Creo que todos tenemos el derecho a saber. No quiero quedarme con el “si hubiera…”
No sé cómo empezar… creo que necesito ayuda o apoyo al menos. Hablar con personas que les pase y/o sientan lo mismo. Sentir que no soy la única en esto.
No quiero exponer a mis papás, pero no quiero postergarme más!
Nunca me propuse escribir todo esto. Pero brotó tan naturalmente que lo deje como salió, espero se entienda y sea claro. Saludos y muchas gracias por leerlo!

Contacto: karenlaura79@yahoo.com

No hay comentarios: